Partito di Alternativa Comunista

Alitalia: lucha a ultranza

Alitalia:  lucha a ultranza

¡NACIONALIZACIÓN

BAJO EL CONTROL DE LOS TRABAJADORES!

 


 

 


 

 

de Pia Gigli y Antonino Marceca




El caso Cai[1]/Alitalia es un ejemplo paradigmático de como los efectos de la crisis capitalista son descargados de los dueños y de sus gobiernos sobre los trabajadores y las masas populares.

Hace casi una década la crisis golpea el sector aéreo, recordamos entre todos el caso Swissair, compañía aérea de la Confederación helvética, de cuya cenizas nació la Swiss, que después de alternos acontecimientos en el 2005 fue comprada por Lufthansa. La respuesta de los gobiernos europeos y de las compañías siempre fue, en todos los casos de crisis, la misma:  externalizaciones, privatizaciones y concentraciones, despidos y corte de los salarios.

En Italia, además, asistimos a la intervención de un grupo de especuladores coordinados por Roberto Colannino y sustentados por el gobierno Berlusconi y al menos por un sector del Partido Demócrata[2]. Por otra parte, la crisis se arrastró por una década y ha visto a la obra, siempre contra los trabajadores, los gobiernos de centroderecha y centroizquierda.

El último acto fue llevado a cabo por el gobierno Berlusconi que antes dividió la Compañía:  de una parte "un contenedor" falto de perspectivas industriales, donde descargar deudas y sobreabundancia de personal y a cargo del Estado; de la otra parte la "Compañía aérea italiana" sobre la cual se lanzaron 16 empresarios, sustentados por Banca Intesa, entre los cuales Ligresti, Benetton y el presidente de la patronal Emma Marcegaglia. Del proyecto, que difícilmente puede definirse industrial, emerge que la Cai/Alitalia, fundida con AirOne, debería tener una vocación regional, y luego acabar en las fauces de Air France, Lufthansa, o bien de British Airways, previa una sustanciosa renta de nuestros valientes empresarios industriales.

Mientras tanto, en el cuerpo vivo de los trabajadores de Alitalia, bajo el chantaje del despido, fue experimentado el nuevo modelo contractual que comporta el recurso a los despidos de masa (más allá de 10 mil trabajadores), balanceados por más trabajo y menos salarios para los supervivientes a la mattanza. Mientras que la suerte de 4 mil trabajadores interinos no vino tampoco tomada en consideración.

 

La lucha de los trabajadores de Alitalia pero echó a rodar el plan sabiamente predispuesto y los sindicatos más concertativos - Cisl, Uil, Ugl y Anpav - quedaron con la pluma en suspenso.

El júbilo de los trabajadores reunidos en asamblea a la noticia de la retirada de la oferta sobre Alitalia de parte de la nueva sociedad Cai, a causa de la negativa de la mayoría de los sindicatos a suscribir el plano industrial propuesto, ha demostrado que los trabajadores son decididos a no pagar la enésima prenda por una operación de desmantelamiento definitivo de Alitalia con ventaja de las miras especulativas y políticas de gran parte del capitalismo italiano.

 

El gobierno, sustentado por sectores del Partido Demócrata (Enrico Letta) y por Cisl, Uil, Ugl y Anpav, está enseñando el puño de hierro y vuelve a proponer el plan de lágrimas y sangre de Cai planteando, en caso de fallida firma del acuerdo, el procedimiento de quiebra.

El Partido Demócrata (Pierluigi Bersani), sustentado por la Cgil de Epifani, propone la entrada en juego de una compañía extranjera (Lufthansa …).

La izquierda reformista en parte (Ferrero) se alinea a la Cgil, en parte (Bertinotti) propone la “nacionalización a término” (de duración determinada). La nacionalización también es propuesta por sectores del sindicalismo de base (Cub Transportes).

 

Después de la reciente quiebra de la negociación con Air France, perseguida por Berlusconi para empujar su cordada, Lufthansa podría avanzar, encontrando así “la pulpa” de Alitalia, depurada de las deudas y de mitad del personal. De otra parte el acuerdo de base del 14 de septiembre, propuesto a los sindicados de Cai y del gobierno, que incluía las líneas del plano industrial, completado con un ulterior desempaquetamento con venta a terceros, y de los niveles profesionales de la nueva sociedad (sobreabundancia de personal), también fue ratificado por la Cgil además de Cisl, Uil y Ugl.

Sobre la piel de los trabajadores, por lo tanto, está jugandose una guerra entre sectores del capitalismo que, de una forma o de otra, verá perdedores todos los trabajadores.

 

El Partido de Alternativa Comunista apoya la lucha de los trabajadores de Alitalia, una lucha que para tener éxito debe continuar a ultranza, practicando la unidad entre todos los trabajadores, de los pilotos a los trabajadores del call center. Su fuerza, competencia profesional, profundo conocimiento de la empresa, son el único verdaderos “capital” que puede hoy salir al campo por la única solución favorable para los trabajadores:  la nacionalización de Alitalia y su gestión bajo el control de los trabajadores.

 



[1] Compañía aérea italiana, creada por una cordada de impresarios y bancos para comprar las acciones de Alitalia aún en manos del gobierno.

[2] El partido de centroizquierda, producto del reagrupamiento de los herederos del viejo Partido Comunista y de la Democracia Cristiana.

Iscrizione Newsletter

Iscrizione Newsletter

Compila il modulo per iscriverti alla nostra newsletter - I campi contrassegnati da sono obbligatori.


Il campo per collaborare col partito è opzionale

 

Appuntamenti

 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
 

 
 
 

 
 

 
 

 
 

 
 
 
 

 
 
 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

Lega Internazionale dei Lavoratori - Quarta Internazionale

NEWS Progetto Comunista n 93

NEWS Trotskismo Oggi n16

Ultimi Video

tv del pdac

Menu principale